Skip to main content

Espinacas rehogadas con cebolla y patata

Las espinacas pueden ser insulsas, pero también estar deliciosas si sabes cómo condimentarlas. Además, pueden servirte como acompañamiento de cualquier carne o pescado.

Es alucinante lo sencillas que son y lo ricas que estás con tan pocos ingredientes.

Tiempo
40 min
Dificultad
Fácil
Recetas Obylagom

Qué necesitas:

👉🏼  2 paquetes de espinacas congeladas.
👉🏼  1 patata grande o 2 pequeñas.
👉🏼  1/2 cebolla.
👉🏼  Aceite de oliva virgen extra.
👉🏼  1 ajo.
👉🏼  Pimentón semidulce.
👉🏼  Sal.

Cómo cocinarlo:

    1. Pela las patatas, lávalas para quitarle el almidón y córtalas en cuadraditos pequeños (yo prefiero que queden chiquititos porque me gusta que luego se deshagan con las espinacas al comerlas).
    2. Pon a cocer el agua y, cuando rompa a hervir, echa las espinacas y los trocitos de patata. Si lo haces en olla express, serán solo 10 minutos desde que salga la válvula.
    3. Cuando veas que ya están cocidas las patatas (las espinacas se hacen enseguida), saca todo y escúrrelo muy bien, para que las espinacas suelten todo el agua.
    4. Mientras escurre, corta media cebolla en cuadraditos pequeños y un ajo troceado.
    5. En una sartén, sofríelo todo.
    6. Una vez sofrito se le echa una cucharadita de pimentón y justo después la espinaca.
    7. Se mueve todo bien durante 5 o 10 minutos a fuego lento y ¡listo!

¡Más fácil imposible!

Sígueme en redes para recibir consejos sobre cómo mejorar tu relación con la comida y descubrir recetas de verduras como esta.