Skip to main content
Brócoli con salsa de zanahoria

Brócoli con salsa cremosa de zanahoria

Una forma de empezar a comer verduras es maquillarlas con salsas y guarniciones que nos gusten.

De por sí el brócoli, como muchas otras verduras, pueden ser insulsas o tener poco sabor por sí solas. Pero esto, más que un inconveniente, puede ser una grandísima ventaja. ¿Por qué? ¡Porque puedes condimentarlas con lo que quieras!

En este caso, la receta surgió de querer aprovechar dos ingredientes que quedaban en la nevera y que se iban a estropear: queso y zanahorias.

Tiempo
40 min
Dificultad
Media
Recetas Obylagom

Qué necesitas:

👉🏼  1/2 cebolla o puerro (a mí me gusta más el sabor que le da el puerro, sobre todo la parte verde).
👉🏼  350 gramos (media bolsa) de brócoli congelado.
👉🏼  3 zanahorias medianas.
👉🏼  3 quesitos cremosos (Caserío) o un trozo de cualquier queso (mejor cremoso) que se te vaya a poner malo.
👉🏼  Un vasito de leche (yo uso de avena).
👉🏼  125 gramos de nata líquida para cocinar.
👉🏼  Un par de nueces.
👉🏼  Sal, un pelín de canela (al gusto) y nuez moscada.

Cómo cocinarlo:

  1. Pon a hervir una olla con agua. Cuando borbotee, echa sal y el brócoli, y deja cocer hasta que coja el punto que te gusta.
  2. Mientras cuece, trocea en cuadraditos la cebolla o el puerro y corta en trozos no muy pequeños las zanahorias.
  3. En un cazo, calienta un buen chorro de aceite y echa el puerro.
  4. Deja que se dore y añade la zanahoria.
  5. Echa sal y especias al gusto, y remuévelo todo para que se integre.
  6. Cuando esté cogiendo todo un color dorado, añade los trozos de queso y el vasito de leche.
  7. Remueve a fuego medio para que se vaya deshaciendo el queso y, cuando lleve unos minutos, añade la nata líquida.
  8. Cuando veas que se ha integrado todo, apaga el fuego y tritúralo todo. Añade un poco más de leche si ves que queda muy espesa, aunque la idea es que quede cremosa.
  9. Sirve el brócoli y echa la salsa por encima.
  10. Puedes ponerle como topping unas nueces troceadas. Le da un toque crunchy que está… ¡de infarto!

Llena tus platos de color

Y de alegría. Un brócoli puede ser un plato exquisito y nada aburrido. Dale un toque de color con una crema o unos toppings y parecerá otra cosa.

Sígueme en redes o escríbeme a través del formulario de contacto en @obylagom si quieres ver más recetas como esta.