Skip to main content

La Histaminosis, una de las intolerancias más desconocidas

Si has llegado hasta aquí, puede ser porque llevas tiempo teniendo dolores de cabeza, eccemas o picor en el cuerpo, hinchazón, rinitis o dolor de articulaciones entre otros síntomas; lo has consultado en varias ocasiones con profesionales y la “solución” que te han dado ha sido siempre ha sido: “bueno, será estrés”… y quizás puede influir claro, pero también puede que tengas histaminosis y que no te lo hayan diagnosticado.

Lamentablemente, la histaminosis es bastante desconocida y se habla poco de ella, por eso no se suele llegar a saber lo que es ni cómo tratarla hasta que después de mucho tiempo de búsquedas y chequeos profesionales, dan con ella.

Por eso, vamos a intentar explicarte lo que es la histaminosis y cómo puedes reducir esos síntomas, para poder empezar a encontrarte mejor o ayudar a personas cercanas que la padezcan. 

¿Qué es la histaminosis?

Su nombre viene derivado de la histamina, la cual es una molécula del grupo de las aminas. Es producida naturalmente por nuestro cuerpo, pero también la tienen muchos alimentos.

Esta sustancia tiene una función mucho más importante de lo que crees e interviene en cantidad de procesos como en la respuesta inflamatoria del cuerpo, la vasodilatación, la producción de ácido en el estómago, en muchas funciones del sistema respiratorio y digestivo, etc. Por tanto, es completamente necesaria para el organismo solo que en las cantidades adecuadas.

La histaminosis o la intolerancia a la histamina, se genera cuando tu organismo tiene dificultades para eliminar ese exceso de histamina, tanto por su ingesta como por la producción de tu propio cuerpo. Otro de los motivos que pueden contribuir a ese exceso de histamina, es la disbiosis intestinal, de la que te contaremos un poco más a lo largo de este artículo.

Normalmente, esta situación ocurre cuando hay una baja actividad de la enzima DAO (Diamino Oxidasa). Esta sustancia suele encontrarse en la mucosa intestinal y será la responsable de descomponer esa histamina de más.

Factores que influyen en la histaminosis

Por ahora, y a la espera de que se vayan desarrollando más avances sobre el asunto, podríamos decir que estos son los factores que mayoritariamente influyen en los niveles de histamina:

alimentos que influyen en la histaminosis

Por otro lado, durante los últimos años se han hecho más estudios sobre esta dolencia ya que cada vez hay más personas que la padecen y se ha encontrado una correlación entre la presencia de parásitos a nivel intestinal y la histamina elevada.

Además, en una de las últimas investigaciones, se ha descubierto que hay varias patologías estrechamente relacionadas con la histaminosis; entre ellas, el TDAH o trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

 “Originalmente se asociaba la deficiencia de la enzima DAO con enfermedades de base alérgica o intestinal, pero se ha evidenciado en nuestro estudio que cerca del 80% de los menores con TDAH también presentan alteraciones del gen de la enzima DAO”.


Dr. Hilario Blasco-Fontecilla

Como comentábamos, hacen falta más estudios sobre la histamina para seguir profundizando en los factores que contribuyen a su producción.

Síntomas

Los síntomas de la histaminosis pueden ser variados y bastante dispares, por lo que a menudo se confunden con otras patologías y dolencias. Esta es la sintomatología más común: 

  • Sistema gastrointestinal: Diarrea, hinchazón, dolor abdominal, náuseas y vómitos.
  • Sistema respiratorio: Congestión nasal, rinorrea, dificultad para respirar y asma.
  • Sistema cardiovascular: Hipotensión, taquicardia y arritmias.
  • Sistema nervioso: Dolores de cabeza, migrañas, mareos y fatiga.
  • Trastornos en la piel: Urticaria, prurito, erupciones y enrojecimiento.

De todas maneras, si tienes dudas sobre tus síntomas y sobre qué pueden estar diciéndote, ponte en contacto con nuestra especialista en nutrición digestiva y saldrás de muchas dudas.

Diagnóstico de la histaminosis

Es verdad que diagnosticar la histaminosis puede ser complicado, ¿qué te voy a contar, verdad? Los síntomas son muy similares a otras posibles dolencias y por eso, es tan difícil dar con ella.  Generalmente, hay que dar estos pasos para recibir un diagnóstico:

1️⃣ Historia clínica y evaluación de síntomas: evaluar si hay antecedentes familiares o algún factor genético que pueda estar provocando esa situación así como síntomas relacionados.

2️⃣ Análisis clínicos:  medir los niveles de histamina en sangre y la actividad de la enzima DAO es esencial para un correcto diagnóstico.

3️⃣ Evaluación de la alimentación: hay que analizar la relación entre los síntomas y la ingesta de alimentos ricos en histamina.

De todas maneras, cada persona es un mundo y quizás hay alimentos que tienen alta concentración en histamina, pero a ti no te afectan tanto como a otras personas o viceversa. Por eso es muy importante que el diagnóstico sea personalizado ya que los niveles de sensibilidad a la histamina pueden ser muy diferentes.

Si has tenido malas experiencias con profesionales, no dejes de buscar, darás con la ayuda adecuada 💖

Tu día a día con histaminosis

Una vez diagnosticada la histaminosis, es el momento de pasar a la acción.

El manejo de este tipo de intolerancia se centra principalmente en reducir la ingesta de histamina y mejorar la capacidad del cuerpo para descomponerla. Por aquí vamos a contarte algunas estrategias que puedes seguir en tu día a día para que puedas reducir estos síntomas y empieces a estar más tranquilx, olvidándote de esa sensación de pérdida de control al no saber cuándo te puede dar otro brote.

Alimentación

  • 🫛 Lleva una alimentación baja en histamina: la primera fase y una de las más importantes, es la de empezar a reducir el consumo de aquellas comidas ricas en histamina. Al principio es un poco tedioso ya que tendrás que analizar qué alimentos te sientan mejor que otros a medida que vas re-introduciéndolos, por eso es importante tener la ayuda de un nutricionista especializado para que te guíe durante el proceso.
  • 🌶️ Consume Alimentos Frescos: opta por alimentos frescos y evita aquellos que han sido almacenados durante mucho tiempo. Intenta consumir las carnes y pescados lo antes posible después de su compra para minimizar la acumulación de histamina.
  • 🥂 Evita el alcohol: una de las causas que se han descubierto, es que el consumo de alcohol puede inhibir el funcionamiento de la DAO. Por tanto, si la actividad de la enzima ya es reducida, intenta cuidarla y no le des trabajo excesivo.

Para que te hagas una idea general, te dejamos por aquí una lista de alimentos con más y menos histamina:

Histaminosis y Alimentos
*Alimentos orientativos, consulta siempre antes con un especialista.

Estrés

El estrés es el desencadenante de muchos problemas físicos e inmunológicos. En este caso, el aumento de este junto con la ansiedad, provocan mayor liberación de histamina generando un aumento de ella en el organismo. Por tanto, sería conveniente reducirlo todo lo posible.

Sistema digestivo

La falta de sueño, el estrés y el sedentarismo son factores que pueden generar un desequilibrio en tu intestino, es decir, una disbiosis intestinal. De hecho, la histamina está completamente relacionada con el estado de tu microbiota intestinal: el desequilibrio entre las bacterias productoras y degradadoras de histamina en el intestino puede favorecer la acumulación de esta.

Además, esta descompensación genera una inflamación en la mucosa intestinal, lo que causa una mayor permeabilidad y un déficit en la actividad de la enzima DAO en el organismo.

De nuevo, tratar esto con un nutricionista especializado es clave para poder avanzar en el proceso de curación.

Conclusión

La histaminosis es una intolerancia cada vez más frecuente en nuestra sociedad y, además, es compleja de diagnosticar. Por tanto, si estás experimentando algún síntoma de los que hemos comentado y estas hartx de no saber qué te pasa, ya estás más cerca de saber la causa y poder ponerle solución.

Lo primero y más importante es que te hagan un buen diagnóstico evaluando siempre tus síntomas de manera personalizada. Una vez hecho, ten en cuenta que hay factores que te harán mejorar esa sintomatología: consumo de alimentos con baja histamina, reducir el estrés, tener tu microbiota intestinal fuerte, etc.

Sabemos que el camino hasta aquí ha sido largo y que ha podido ser en muchas ocasiones pesado, pero con sinceridad te recomendamos que te pongas en manos de un buen especialista y sobre todo, que no seas durx contigo mismo. Escúchate, reconecta contigo y empieza a adaptarte a los cambios que tienes que ir dando para estar mejor. Ya verás, merecerá mucho la pena. 


Fecha de publicación
05 junio 2024

Compártelo en tus redes 🤭

Otros blogs que te pueden gustar 🤎

Alimentación Antiinflamatoria: Cómo Incluirla En Tu Día a Día

Cómo Cambiar tus Hábitos de Forma Efectiva

¿Por qué siento ansiedad por la comida?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *